El don de la clarividencia

La clarividencia es la facultad que tienen algunas personas de ver lo que ha de venir por medio de un don especial que desarrollan por medios parapsíquicos.

Las personas que tienen ese don se les conoce como clarividentes.

Los videntes o clarividentes no ven lo que va a ocurrir con sus ojos físicos.

Su información supuestamente les llega por medios psíquicos a su mente y no necesitan la vista para ver lo que va a suceder.

No existe ninguna evidencia científica ni psicológica de que la capacidad del clarividente exista.

Sin embargo los estudiosos de lo paranormal y de la parapsicología, aseguran que hay testimonios de personas que dicen tener este don.

A pesar de esto, como lo mencionamos arriba, ninguna de las ramas de la ciencia médica reconoce la clarividencia como una teoría que ha sido probada como algo real.

De acuerdo a la parapsicología la clarividencia se clasifica en dos categorías.

El clarividente puede ver el presente o puede ver lo que va a pasar en el futuro.

Su mente trabaja en un estado alterado de la conciencia, y recibe la información por medio de estímulos paranormales que la persona define como canales sensitivos que transmiten la visión de una forma clara.

Existe la clarividencia espontánea por medio de la cual el individuo recibe la información inesperadamente.

Otro tipo de clarividencia es la voluntaria, la cual llega al clarividente al forzar su mente contactándose con espíritus o por medio de la lectura de las cartas, del té, del café, de la bola de cristal, o la lectura de las líneas de la mano etc.

Las tan famosas cartas del Tarot, las cuales son de diferentes clases, Tarot Clásico, Tarot Español, Tarot Egipcio, Tarot Simbólico o Tarot Esotérico supuestamente  enfrentan al vidente con el futuro.

Las cartas no son las que adivinan ni dicen el destino de las personas.   El vidente por medio de las cartas, analiza  los símbolos de las mismas y las asocia con la vida de la persona a la cual se las está leyendo.

No hay que  confundir la clarividencia con la telepatía.

La telepatía es la capacidad de transmitir pensamientos a la mente de otra persona no importa a cuanta distancia esta persona se encuentre.

La clarividencia envuelve la visión de imágenes reales en la mente.

Es como una película que pasa por la mente del clarividente y le enseña lo que va a suceder en cierto lugar o lo que le va a suceder a una persona en particular.

La pregunta es, cualquier persona podría desarrollar el don de la clarividencia?

Pues bien, los parapsicólogos aseguran que si se puede.

Ellos dicen que  en el cerebro dos glándulas pequeñas  llamadas la glándula pineal y la glándula pituitaria son responsables para despertar el tercer ojo el cual es usado por los clarividentes.

En tiempos antiguos los hombres usaban estas dos glándulas para desarrollar su percepción avanzada pero hoy día en la mayoría de las personas  estas dos glandulitas están dormidas y eso dificulta que las personas desarrollemos el don de la clarividencia.

Para desarrollarla, lo primero que debemos aprender es a usar el tercer ojo, y para que este ojo funcione, las tres chakras superiores deben estar cargadas de energía espiritual que fluya del alma hasta el aura  pues estas tres chakras se encargan de energetizar las glándulas pineal y pituitaria.

Los estudiosos de lo paranormal, aseguran que el tercer ojo es un centro de energía donde se desarrolla la clarividencia y por el cual entra y sale la energía espiritual.

Supuestamente, es en el tercer ojo donde comienza  a desarrollarse gradualmente la clarividencia hasta que logramos controlarla  completamente.

Asi como los ojos físicos necesitan un lente para poder definir las imágenes que vemos, los parapsicólogos dicen que el tercer ojo también necesita un lente y por eso se usa la bola de cristal pues  ésta proporciona un punto focal que favorece a la visión psíquica.

La parapsicología dice que hay tres tipos de clarividencia, la simple, la del espacio y la clarividencia en el tiempo.

La simple es la que el clarividente puede percibir el aura de otras personas desde un punto cercano por medio de impresiones astrales.

El vidente percibe las vibraciones mentales y emocionales de otros pero no ve sucesos ni del pasado ni del futuro en el individuo.

Solo percibe  los deseos y emociones de otras personas.

La clarividencia espacial consiste en la visión de cosas lejanas.   Una forma no muy común de la clarividencia espacial es que el clarividente se hace presente en forma espectral en un lugar distante para despertar los sentidos astrales de otras personas.

La del tiempo se divide en clarividencia del pasado y clarividencia del futuro por medio de la cual los clarividentes pueden ver el pasado, sus vidas anteriores y transportarse a esas vidas para recordar su pasado o la del futuro puede predecir que va a suceder o lo que conocemos como profesías, premoniciones, presentimientos  y corazonadas.

Si te ha interesado este tema y otros como este, entonces te deleitarás leyendo El Inquilino del Alma, el cual  toca todos estos temas a través de los personajes en la novela que pasan por momentos que la vida los lleva a hacer uso de lo paranormal para poder sobrevivir.

No puedes dejar de leer la saga de El Inquilino del Alma, la cual entretendrá tanto a jóvenes como a adultos de cualquier edad.

Click aqui, para volver a las categorias